Trabajamos prácticamente todos los problemas psicológicos de la infancia, asesorando además a los padres sobre la educación de sus hijos, y en estrecha colaboración con profesores e instituciones escolares, auténticos agentes de socialización.

tratamiento niños Enclave


¿Qué tratamos?

 

Neurodesarrollo

  • inmadurez cognitiva, motora y de lenguaje
  • trastornos generalizados de desarrollo
  • trastornos del espectro autista
  • lesiones cerebrales
  • disfunciones ejecutivas

Dificultades de aprendizaje

  • trastorno de lectura, escritura o cálculo
  • dislexia

Dificultades con el aprendizaje

  • bajo rendimiento escolar
  • ineficiencia, excesivo esfuerzo
  • desorganización, falta de estrategias de aprendizaje
  • desmotivación, baja autoestima en la competencia académica

Trastornos del lenguaje y la comunicación

  • trastorno específico del lenguaje
  • tratornos mixtos del lenguaje (comprensión y expresión)
  • dificultades de articulación. Dislalias
  • trastorno semántico pragmático

Dificultades psicológicas

  • baja autoestima
  • ansiedad y estados de ánimo negativos
  • actitud o comportamiento inadecuado
  • hiperactividad, impulsividad, falta del control de los impulsos
  • dificultades en las relaciones familiares
  • dificultades en las relaciones sociales

 

¿Cómo trabajamos?

En Enclave realizamos una evaluación desde un enfoque multidisciplinar, valorando todos los factores que pueden intervenir en un problema determinado, para así poder llegar a un diagnóstico preciso y global. Partiendo de un buen diagnóstico podemos abordar el problema de la manera más adecuada. La intervención se realizará también de forma global.

Veamos un ejemplo: Un niño tiene un transtorno principalmente a nivel neuropsicológico, pero ese trastorno ha tenido también un impacto negativo en el desarrollo de sus habilidades cognitivas, ha derivado en un comportamiento problemático en casa y con otros niños, y los padres ven que lo que ellos intentan hacer para educar y ayudar al niño con frecuencia resulta contraproducente, creando una situación de tensión y frustración en casa. El tratamiento en este caso se centraría en el transtorno neuropsícologico, pero, para ser realmente efectivo, también prestaría atención a las otras áreas. Por ejemplo, se podrían tratar específicamente los déficitis cognitivos mediante juegos y ejercicios, trabajar junto con el colegio para que los profesores sepan responder adecuadamente a las necesidades concretas del niño, ayudar a los los padres a manejar las situaciones problemáticas y a afianzar nuevas formas de comportarse más adaptativas, etc.

Creemos que lo más importante para iniciar cualquier tratamiento es tener una hipótesis de trabajo adecuada y razonable para ir planteando y consiguiendo los objetivos que acordemos.

evaluaciones


Evaluación de las funciones ejecutivas superiores. La intención es conocer bien cómo están funcionando los procesos más importantes en el aprendizaje además de valorar la lecto-escritura y los aspectos emocionales y sociales más relevantes.

 El proceso de evaluación está compuesto de tres fases:

  • Entrevistas: La familia suele llamar al centro y se le concierta una entrevista inicial con el coordinador del tratamiento y con el especialista en neuropsicología. Es importante que acudan ambos progenitores con el niño para hacerse una idea de las necesidades que precisa el niño y la familia. En el caso de la atención temprana, es necesario que acudan con el niño para su valoración conjunta.
  • Evaluación del niño: Una vez mantenida la entrevista se concierta sesiones de evaluación que puede durar una o dos mañanas para valorar al niño o adolescente. La importancia de realizar la evaluación durante las mañanas es debida a que se pretende medir procesos neuropsicológicos en los que el cansancio y el tiempo influyen en la valoración de los mismos.
  • Devolución del informe: Una vez realizada la evaluación se cita a los padres del niño para devolverles el informe con los resultados de la evaluación, el diagnóstico del niño y una propuesta de intervención.
    • Entregamos un informe específico en función del destinatario (padres, colegios, médicos). De esta manera nos aseguramos de establecer una comunicación cercana y eficaz, consiguiendo que en todo momento los protagonistas estén implicados en el proceso.
    •  Proponemos un tratamiento personalizado,buscando la mejoría del fondo neuropsicológico pero cuidando también los aspectos psicológicos tanto a nivel personal como relacional. Y contando, para ello, con todas las partes implicadas, el niño como sujeto activo, los padres como base de su educación y los colegios, médicos y otros especialistas como apoyo.

* En cualquiera de las etapas, existe la posibilidad de evaluar aspectos concretos a nivel psicológico, neuropsicológico o pedagógico, de acuerdo con las demandas que se planteen y el acuerdo terapéutico al que se llegue en la entrevista con el especialista.