30/08/2016

Atención Temprana

Enclave trabaja con niños y niñas de edades comprendidas entre los 3 y 6 años, con el objetivo de fomentar su evolución óptima.

A continuación aparecen recogidas las líneas principales de nuestro planteamiento de intervención con niños y niñas de 3 a 6 años, y te invitamos a pedir una cita sin compromiso, y gratuita, para conocernos personalmente.


¿Qué problemas tratáis?

Los niños y niñas de 3 a 6 años están en continuo cambio. Durante esta etapa es muy frecuente que algunos aspectos de su desarrollo cognitivo, lingüístico, psicomotor, emocional o comportamental avancen más despacio y les generen dificultades de adaptación al entorno escolar o familiar.

Dificultades en el desarrollo cognitivo

  • Retraso en los procesos básicos necesarios para el aprendizaje: percepción, memoria, atención, lenguaje, abstracción- simbolización, razonamiento y funciones ejecutivas.
  • Discapacidad intelectual asociada a distintos síndromes o enfermedades.

Dificultades en el desarrollo lingüístico

  • Dificultades en el lenguaje expresivo.
  • Dificultades en la articulación de sonidos.
  • Dificultades en el lenguaje comprensivo.
  • Dificultades específicas en la pragmática del lenguaje.

Dificultades en el desarrollo psicomotor

  • Dificultades de carácter leve en la psicomotricidad gruesa relacionadas con el esquema corporal, el control postural, el equilibrio, el control de la respiración, la orientación espacio- temporal, etc.
  • Dificultades en la psicomotricidad fina que pueden afectar a la autonomía del niño y al aprendizaje de la escritura.

Dificultades en el desarrollo emocional y comportamental

  • Relacionadas con retrasos madurativos.
  • Relacionadas con el contexto educativo (familiar/escolar).
  • Relacionadas con dificultades en la comunicación/interacción social.

Trastorno del Espectro Autista

  • Alteraciones en el lenguaje y la comunicación.
  • Dificultades sociales.
  • Dificultades de aprendizaje.
  • Comportamientos estereotipados, obsesivos y manías.
  • Sin discapacidad intelectual. 

Otros:

  • Determinadas conductas o rasgos que impliquen un síndrome, trastorno o lesión que es necesario evaluar y diagnosticar, y que suelen estar acompañadas de algunas de las dificultades anteriores.

Quiero ver si me podéis ayudar, ¿Qué tengo que hacer? – Primera entrevista

Partimos de una primera entrevista con los padres/tutores (lo ideal es que vengan los dos y no es necesario que venga el niño/a) en la que recogeremos toda la información relevante sobre cómo es su hijo/a, su desarrollo madurativo, conducta y capacidad de adaptación a su contexto, y estilo educativo parental. Esta primera entrevista es gratuita y sin compromiso

Esta entrevista será realizada por el coordinador del área de atención temprana o por un profesional experto en niños de 3 a 6 años que, en función de la demanda de los padres y desde la recogida de la información inicial, planteará las opciones de evaluación y/o intervención o los recursos más adecuados.


Y después, ¿qué opciones hay?

Al finalizar la primera entrevista se puede plantear una de las siguientes posibilidades:

  • Evaluación: es importante tener una evaluación para valorar de manera objetiva las dificultades y establecer hipótesis de trabajo para la intervención.
  • Intervención: hay ocasiones en las que se puede comenzar tratamiento porque los padres traen una evaluación previa realizada a su hijo/a. En estos casos, concretamos una sesión previa al tratamiento para conocer al niño/a y observar si existe coherencia con el informe diagnóstico que aportan los padres. 
  • Asesoramiento familiar o escolar: puede ser necesario realizar una intervención con los padres y/o con los tutores, a través de varias sesiones semanales o quincenales en las que el terapeuta ayuda a los adultos a generar estrategias para manejar la situación-problema. Cuando se trata de un ligero retraso madurativo en algún área, se realiza el mismo planteamiento con los padres, proporcionándoles un programa con objetivos y actividades para desarrollar en casa, aprovechando los momentos de juego e interacción con los pequeños.

¿Cómo son las evaluaciones?

Evaluación del Neurodesarrollo (3- 6 años)

Se realiza cuando el niño/a tiene dificultades para seguir el ritmo de clase, o su profesor/a observa retraso importante en algunas áreas (lenguaje y comunicación, atención, memoria, percepción…), también cuando se observan dificultades importantes en la conducta del niño/a.

¿Qué se evalúa?

Se evalúa  el desarrollo madurativo global y específico  (a nivel motor, perceptivo, lingüístico, cognitiva, memoria) a través de pruebas estandarizadas y escalas de desarrollo. Se evalúa también su juego y  su capacidad de interacción y adaptación a nuevos contextos a través de la observación clínica.

¿Cómo es el proceso de evaluación?

Dependiendo de la edad y las características del niño/a, la evaluación que suele durar unas 5 horas y media, se repartirá en 2 ó 3 mañanas para evitar el cansancio del niño/a. Posteriormente, se elabora el informe y se cita a los padres para explicarles detalladamente los resultados y, si fuera necesario, la propuesta de intervención. 

Evaluación psicológica

Se realiza cuando las demandas son psicológicas: conducta, gestión emocional, acontecimientos estresantes o traumáticos…

¿Qué se evalúa?

Se evalúa con los padres el tipo y la gravedad de las dificultades expresadas, y los factores que están manteniendo o influyendo en el problema. Se realiza también una entrevista del desarrollo del niño/a.

¿Cómo es el proceso de evaluación?

En varias sesiones de 1 hora con los padres (aproximadamente tres), y una como mínimo con el niño/a. 

 

Evaluación del lenguaje (neurolingüística)

Se realiza cuando se ha observado un retraso del lenguaje importante.

        ¿Qué se evalúa?

Se evalúan todos los procesos neurolingüísticos que intervienen en el lenguaje (comprensión y expresión), la pragmática del lenguaje, la articulación de lenguaje y la capacidad general cognitiva.

¿Cómo es el proceso de evaluación?

Se realiza en aproximadamente dos horas y media, durante una o dos mañanas, dependiendo de la edad  y las características del niño/a. Posteriormente, se elabora el informe y se cita a los padres para explicarles detalladamente los resultados y, si fuera necesario, la propuesta de intervención.

Evaluación logopédica (articulación):

Se realiza cuando el niño tiene dificultad en pronunciar algún sonido y debido a ello se le entiende con dificultad cuando habla.

¿Qué se evalúa?

Se evalúan, a través de la observación del lenguaje espontáneo durante el juego, los aspectos básicos del lenguaje relacionados con la comunicación y la expresión, los aspectos fonéticos y fonológicos de su lenguaje y se realiza un examen del aparato fonoarticulatorio y miofuncional.

¿Cómo es el proceso de evaluación?

Se realiza en 1 hora aproximadamente  (si el niño/a es muy pequeño, puede entrar en sesión con el padre/madre). Posteriormente se entrega y explica el informe y, si procede, la propuesta de intervención. 

 


¿Cómo son los tratamientos?

En niños y niñas de 3 a 6 años, trabaja un equipo formado por psicólogo, neuropsicólogo, psicopedagogo, logopeda y psicomotricista, para proporcionar los siguientes servicios:

  • Asesoramiento a padres
  • Estimulación cognitiva
  • Psicología infantil
  • Lenguaje y Logopedia 
  • Terapia miofuncional
  • Psicomotricidad

Existen distintos tipos de tratamientos dependiendo de las necesidades que existan:

Asesoramiento a padres (sin el niño)

La intervención se hará a través de los padres o familiares y, en caso de que sea necesario, de tutores o departamentos de orientación de los centros educativos.

¿Cómo son las sesiones?  

Las sesiones (de una duración de 55 minutos) tienen al principio una periodicidad semanal y posteriormente se hacen quincenales o mensuales.

Estimulación cognitiva (intervención neuropsicológica y psicopedagógica)

Realizamos esta intervención cuando el niño/a presenta un trastorno del neurodesarrollo o retraso madurativo en sus capacidades y procesos a nivel cognitivo (visopercepción, memoria, razonamiento, lenguaje, control inhibitorio, atención, flexibilidad…)

¿Cómo son las sesiones? 

Habitualmente las sesiones suelen ser de 55 minutos o 45 minutos (según edad), dos veces a la semana. Esta frecuencia puede ser mayor o menor en función de las dificultades del niño/a. Además, se plantea una sesión mensual de coordinación que se llevará a cabo con los padres o el centro educativo.

¿Cómo se trabaja? 

En las sesiones con el niño:

A través de juegos y programas de carácter lúdico se entrenan los procesos neuropsicológicos necesarios, en despachos acondicionados para niños/as o en la sala de psicomotricidad.

En algunas ocasiones, se plantea trabajar con otros niños/as para entrenar habilidades sociales y emocionales que mejoren la interacción social, o para desarrollar mejor los objetivos de cada niño/a.

Con los padres:

Se les acompañará en el proceso, ayudándoles a que entiendan e integren las dificultades o peculiaridades de sus hijos/as, proporcionando pautas e ideas relacionadas con su aprendizaje, y  resolviendo las dificultades que van surgiendo en casa a nivel educativo y relacional.

Con el centro educativo:

Se colaborará estrechamente para ofrecer una coherencia educativa y, a partir de una misma hipótesis sobre las necesidades del niño o niña, se trabajará conjuntamente para favorecer el máximo desarrollo de sus potencialidades, respetando el ritmo y carácter del niño/a. 

Intervención psicológica

Cuando se realiza una intervención para modificar aspectos de carácter psicológico, que afecten al estado de ánimo o al comportamiento.

¿Cómo son las sesiones? 

Se suele empezar con una sesión semanal que se irá cambiando en quincenal o mensual cuando se avance en el proceso.

¿Cómo se trabaja? 

Se trabajará con el niño y la familia, en ocasiones juntos. Según las características del problema, el niño/a trabajará en grupo o en pareja.

Intervención en el lenguaje y logopedia

Procede cuando existen problemas, retrasos o disfunciones en el lenguaje, en la comunicación, en el habla o en la voz: retraso fonológico, dislalias, trastorno específico del lenguaje (TEL), tartamudez (disfemia), disglosia o deglución disfuncional.

¿Cómo son las sesiones? 

Las sesiones suelen ser de 45 minutos o de 55 minutos, una o dos veces por semana, dependiendo del tipo y grado de la dificultad y según la edad.

¿Cómo se trabaja?

Se trabaja con el niño/a a desde un enfoque logopédico, miofuncional o neurolingüístico en función del tipo de problema, a través de los juegos y ejercicios. En ocasiones es oportuno que los padres participen en la sesión y además, establecemos periódicamente un tiempo exclusivo para ellos.

Los tratamientos suelen ser individuales, pero en algunas ocasiones es más beneficioso realizarlos en pequeño grupo o en pareja.

En muchas ocasiones nos ponemos en contacto con el colegio para coordinar nuestros objetivos, obtener información y/o proporcionar pautas.

Psicomotricidad

Se realizan cuando existen dificultades de carácter leve en la psicomotricidad (esquema corporal, control postural, control respiratorio, orientación espacio- temporal y control motor fino)

¿Cómo son las sesiones? 

Las sesiones suelen ser de 45 minutos, dos veces por semana, pero siempre depende del tipo de dificultad y del grado.

¿Cómo se trabaja?

El enfoque es lúdico y vivencial, a través de los juegos y ejercicios. Se trabaja de manera individual o grupal, en función de las necesidades del niño/a.