29/08/2016

Infancia

Acompañar a niños y niñas en su desarrollo es una de las principales vocaciones de nuestro proyecto. Ofrecemos nuestra amplia experiencia de más de 10 años basada en un modelo interdisciplinar y bien fundamentado.

quiensomos

Aquí contamos las líneas principales de nuestro planteamiento de intervención con niños de 6 a 12 años y te invitamos a pedir una cita sin compromiso, y gratuita, para conocernos personalmente.


¿Qué problemas tratáis?

En los niños y niñas de 6 a 12 años podemos encontrar diferentes dificultades que precisen orientación o intervención:

Dificultades psicológicas:

  • Relacionadas con sentimientos: tristeza, ansiedad, miedos, autoestima baja, conductas de angustia, etc.
  • De comportamiento: agresividad, pasividad, desafío, malos hábitos, etc.
  • En sus relaciones: mala relación familiar, falta de habilidades sociales, timidez o retraimiento, dificultades con la comprensión o la expresión social, etc.

Dificultades de aprendizaje:

  • Problemas con el lenguaje (expresión y comprensión).
  • Problemas con la lectura y la escritura.
  • Problemas con el pensamiento lógico matemático.
  • Niños/as con diagnóstico de dislexia, discalculia, disgrafía, disortografía…

Dificultades con el aprendizaje:

  • Desmotivación, evitación, problemas de estado de ánimo o de comportamiento derivados del contexto académico.
  • Bajo rendimiento, ineficiencia, potencial no desarrollado, inmadurez en algunas áreas.
  • Falta de estrategias de aprendizaje, mala organización y planificación, aprendizaje superficial.
  • Niños/as con diagnóstico de Déficit de Atención con/sin hiperactividad, Trastornos del Aprendizaje No Verbal, prematuridad y gran prematuridad, etc.

Otros: 

  • Determinadas conductas o rasgos que impliquen un síndrome, trastorno o lesión que es necesario diagnosticar y que suele estar acompañada de algunas de las dificultades anteriores.
  • Niños/as con Trastorno del Espectro Autista (TEA) y Trastorno de la Comunicación social. Síndrome de Asperger.

Quiero ver si me podéis ayudar, ¿Cómo tengo que hacer? 

Partimos de una primera entrevista con los padres/tutores en la que abordamos cuáles son las demandas y las necesidades de cambio, y recogemos información relevante sobre el neurodesarrollo, el manejo educativo y las preocupaciones más importantes. Esta primera entrevista es gratuita y sin compromiso.

Esta entrevista será realizada por un profesional experto en niños y niñas de 6 a 12 años que, en función de la demanda de los padres y desde la recogida de la información inicial, planteará las opciones de evaluación y/o intervención o los recursos más adecuados.


Y después, ¿Qué opciones hay?

Al finalizar la primera entrevista se puede plantear una de las siguientes posibilidades:

  • Esperar y dar un tiempo: en algunas ocasiones, las dificultades que se perciben se deben a que el contexto no permite la diversidad de ritmos de maduración, y lo que se llama “problema” está dentro de un desarrollo normal. Solemos plantear dejar pasar un tiempo determinado para observar si todo evoluciona bien o hay que intervenir.
  • Evaluación neuropsicológica inicial: realizar una evaluación neuropsicológica para valorar de manera objetiva las dificultades, verificar si los problemas se deben a variables del neurodesarrollo y realizar un diagnóstico que ayude a establecer hipótesis de trabajo que orienten la intervención y nos ayude a mejorar o cambiar la situación-problema.
  • Asesoramiento familiar o escolar: puede ser necesario hacer una intervención con los padres y/o con los tutores del centro escolar. Se establecen algunas sesiones semanales o quincenales, en las que ir trabajando claves para manejar los problemas y ver cómo se va desarrollando la situación. 
  • Tratamiento con el niño o niña: hay ocasiones en las que se tiene que empezar el tratamiento cuanto antes o en las que no es necesario realizar una evaluación previa, ya que se puede empezar a intervenir e ir valorando en el proceso.

¿Cómo es la evaluación neuropsicológica inicial?

Se trata de un proceso en el que evaluamos las dificultades que nos han contado los padres, viendo si están influidas o mantenidas por el grado de madurez evolutiva en el que está el niño o niña. En muchas ocasiones, las dificultades de comportamiento, relación o aprendizaje son debidas a la inmadurez en algunos procesos neurocognitivos, lo que hay que tener en cuenta a la hora de proponer un proceso de cambio.

Por ejemplo, si un niño no tiene madura la capacidad de controlar sus impulsos, es importante tenerlo en cuenta para conseguir resolver sus problemas de comportamiento enseñándole a compensarlo o estimulando su desarrollo para que adquiera la capacidad. En cualquier caso, lo importante es que tengamos una hipótesis realista y adecuada para no frustrarnos ni culparnos y conseguir solucionar el problema.

¿Qué se evalúa?

Realizamos una evaluación multidisciplinar que valora aspectos psicológicos, las principales variables neuropsicológicas (funciones ejecutivas) que influyen en el aprendizaje y el desarrollo de la personalidad (capacidad cognitiva, procesos de atención, controles inhibitorios, flexibilidad cognitiva, procesos de memoria, etc) y las competencias básicas del lenguaje. De esta manera, obtenemos un diagnóstico funcional, es decir, detectamos los aspectos del neurodesarrollo maduros e inmaduros que están influyendo en el desarrollo del niño o niña. 

¿Cuánto dura?

Dependiendo de lo extensa que se realice, se precisan entre 4 – 8 horas (una o dos mañanas). Durante la realización de las pruebas no es necesario que el niño o la niña esté acompañado, es posible dejarle y recogerle más tarde. Después de esto, se concierta otra sesión con los padres en la que se les entrega y explica detalladamente un informe con los resultados y, si es necesario, una propuesta de intervención.

¿Cuánto cuesta?

Las evaluaciones que realizamos son personalizadas para cada caso, los precios están en relación con el tiempo necesario para la evaluación y el tipo de informe que se requiere:

En el caso de la evaluación extensa, en la que se requieren dos mañanas, el coste total (que incluye la realización de las pruebas, elaboración del informe y posible diagnóstico, y la sesión de devolución con los padres) es de 475€.

En el caso de la evaluación breve, en la que se evalúa durante una mañana los procesos básicos relacionados con el aprendizaje, el precio es de 360€ (incluye también la realización de las pruebas, un informe con posible diagnóstico y sesión de devolución de la información con los padres).

Además, se pueden realizar, cuando sea necesario, evaluaciones de competencias específicas cuyo coste dependerá de las horas de evaluación y del tipo de informe a realizar.

¿Por qué es importante realizar la evaluación?

 Tener un buen diagnóstico funcional (saber lo que está bien y lo que está inmaduro) nos ayuda a comprender mejor lo que pasa y hace más eficaz y eficiente cualquier intervención. En muchas ocasiones es importante realizar la evaluación para detectar si hay una base en el neurodesarrollo para las dificultades en el aprendizaje, el comportamiento o la forma de manejar las emociones o las relaciones sociales.


 


img_7731


¿Cómo son los tratamientos? 

Existen distintos tipos de tratamientos dependiendo de las necesidades que existan:

Asesoramiento a padres (sin el niño)

En estos casos, la intervención se hará a través de los padres o familiares y, en caso de que sea necesario, de tutores o departamentos de orientación de los centros educativos.

¿Cómo son las sesiones? 

Lo más común es que las sesiones (de una duración de 55 minutos) tengan al principio una periodicidad semanal y pasado un tiempo se hagan quincenales o mensuales.

¿Cuánto cuesta?

El precio por sesión suelta (de 55 minutos) es de 70€. Existe la posibilidad de realizar el pago en modalidad mensual con un 10% de descuento.

Tratamiento neuropsicológico y psicopedagógico

Ante demandas que tienen que ver con el aprendizaje y las competencias sociales y personales adecuadas a este tramo del desarrollo, se realiza una intervención para modificar aspectos de carácter neuropsicológico.

Aquí se encuentran todas las dificultades de inmadurez, bajo rendimiento escolar, déficit de atención o memoria, retraso en el lenguaje, dificultades con la pragmática, descontrol del comportamiento, etc.

¿Qué objetivos se plantean?

En los trastornos del neurodesarrollo, cuando los niños o niñas tienen algunas áreas más inmaduras que otras y eso les afecta en su competencia (escolar, social o personal), el equipo de Enclave ofrece un proceso en el que se pueda, por un lado, estimular la madurez del proceso afectado y, por otro, dotar de estrategias para que pueda ser competente en las demandas que le plantean sus contextos (escolar, familiar o social). Nuestro objetivo es dar una referencia a cada uno de los niños y niñas y a sus padres para cuidar el desarrollo sano de su personalidad y que ésta no se vea afectada principalmente en su autoestima y autoconcepto.

¿Cómo son las sesiones? 

Dependiendo de la necesidad de estimulación, se realizan sesiones (de una duración de 55 minutos) entre 1 y 3 veces a la semana. En ocasiones, alguna de las sesiones se realiza con otros niños o niñas para facilitar el proceso de aprendizaje. Durante las sesiones, se plantean situaciones experienciales a través de muchos recursos (principalmente a través del juego) que se van guiando y explicando para que los niños adquieran consciencia de cómo funcionan y aprendan estrategias y habilidades para conseguir avanzar.

¿Y con la familia? – sesiones de padres.

En nuestro modelo es imprescindible contar con las personas que están con el niño o niña en su vida. Para ello, lo habitual es que en los tratamientos se incluya una sesión de padres mensual para ir confrontando el proceso y dar recursos de manejo educativo que sirvan para generalizar todo lo que se va aprendiendo en sesión. Además es frecuente que los padres (y en muchas ocasiones los hermanos/as) entren en sesión para observar y participar.

¿Y con los colegios?

Cuando el caso lo requiere, establecemos colaboración con los centros educativos. El objetivo es que todos tengamos una misma hipótesis sobre las necesidades del niño o niña y de ese modo trabajar conjuntamente en el máximo desarrollo de sus potencialidades, siempre bajo el respeto a su personalidad.

Lo habitual es que intentemos tener alguna reunión con los tutores y/o los departamentos de orientación y continuemos con contactos vía mail o teléfono a lo largo del curso. 

¿Cuánto cuesta?

El precio de una sesión de tratamiento neuropsicológico (de 55 minutos) es de 60€. Existe la posibilidad de realizar el pago en modalidad mensual con un 10% de descuento.

Tratamiento psicológico

En los casos en los que las dificultades sean originadas por una patología psicológica o en los que las dificultades no dependen de variables de desarrollo sino del manejo cognitivo, emocional o comportamental de los niños y niñas.

En este área entrarían dificultades como fobias, obsesiones, depresiones, trastornos de ansiedad, trastornos de la conducta alimentaria, dificultades en las relaciones familiares o sociales, etc.

¿Qué objetivos se plantean?

Cada caso es único y lo más importante es la personalización de cada uno pero, como planteamiento general, lo que se busca es la consciencia en el problema (o el manejo por parte de los padres si no se pudiera ser consciente) y la realización de un proceso en el que el niño o la niña adquiera los recursos y habilidades emocionales y de pensamiento adecuados para manejar y afrontar las situaciones que les afectan. Lo más importante es que este camino les ayude a crecer de forma adecuada respetando su personalidad y haciéndoles capaces de responder y controlar las dificultades que están viviendo.

¿Cómo son las sesiones? 

Dependiendo del tipo de problema (gravedad, incidencia en la vida del niño/a 0 de la familia) solemos empezar con una sesión semanal (de una duración de 55 minutos), modificable en función del avance en el proceso.

¿Con quién se trabaja? 

Trabajamos tanto con el niño o niña como con las personas del entorno, sobre todo con los padres y hermanos u otras personas que puedan ser referencia.

¿Cuánto cuesta?

El precio de una sesión de tratamiento psicológico (de 55 minutos) es de 70€. Existe la posibilidad de realizar el pago en modalidad mensual con un 10% de descuento.